Tim Scully & Nick Sand: Los jóvenes que quisieron drogar al mundo entero

1964: Nicholas Sand, hijo de un espía a sueldo de la Unión Soviética, comenzó a probar sustancias alucinógenas cuando era estudiante del Brooklyn College, comenzó a tomar LSD, en aquellos años una sustancia legal en Estados Unidos. Durante su “viaje” éste personaje se sintió tan bien consigo mismo y con todo lo que lo rodeaba que tuvo la necesidad de compartir la experiencia psicodélica con todo el mundo, ahí fue donde comenzó su trayectoria de fabricante de LSD.

1965: en California, Tim Scully estaba probando el ácido por primera vez, este joven de 20 años estudiaba matemáticas y física con fines de investigación gubernamental, después de probar la sustancia todo cambió para él, sintió que su deber era fabricar tanto LSD como pudiera para retribuírselo al mundo.

Durante esta época fue que la sustancia fue prohibida, y los dos jóvenes comenzaron juntos a fabricar ácido en laboratorios clandestinos, sintetizando diversos químicos y evadiendo a la policía, no tardaron mucho en crear el “Orange Sunshine” un LSD con 99.99% de pureza. En 1973 dos laboratorios fueron descubiertos y condenaron a Tim Scully a 20 años de cárcel, de los cuáles solamente estuvo 3, si bien la historia de estos dos jóvenes no es tan conocida en el mundo psicodélico como la de Albert Hoffman (el creador de la sustancia) lo cierto es que desde 1966 hasta 1973 la mayoría del LSD que se consumía provenía de algún labo

ratorio de estos chicos.

El mismo Scully decía que llegaron a fabricar hasta 750 millones de dosis las cuales, simplemente regalaban a quien sea que se la pidiese, ellos creían que cualquier persona que consumiera ácido podría ver a través de la hipocresía y deshonestidad del mundo

En el año de 2017 Nick Sand Falleció, Actualmente Scully trabaja en una empresa de Electrónica.

Autor entrada: Layu Lerma