Suggar Daddy: ¿qué es? y ¿de dónde salieron?

El más famoso y rico de todos los sugar daddies fue, es y será sin duda alguna Hugh Hefner, fundador de “Playboy” y un icono del exceso en Estados Unidos, el hombre de la gorra de capitán, las conejitas y las esposas imposiblemente jóvenes. Hefner fundó la revista del entretenimiento erótico masculino en 1953, convirtiéndola en una sensación desde el primer número.

Hugh fue el primero en ser popular masivamente, pero tras él han venido muchos más. Y es que un reciente estudio revelo que las mujeres de más de 70 años buscan una pareja 5 años más jóvenes que ellas, sin embargo los hombres de su misma edad casi doblan su preferencia, buscando alguien cuando menos 9 años menor. Estas diferencias de edad en la pareja siempre han sido criticadas por la sociedad, aunque esta crítica parece aplicar sobre todo cuando la mujer es mayor que el hombre. Ya que cuando un adulto varón consigue a una mujer más joven es más probable que le aplaudan y lo celebren considerándolo un “crack”.

Es este reforzamiento de conducta lo que ha causado que en la actualidad lo que antes era escandalo ahora se normalice, y que los sugar daddies emerjan del retiro como el semental prometido que vendrá a rescatar a su damisela en apuros, principalmente económicos. Y es que en un mundo dominado por el capitalismo donde uno siempre tiene que estar a la vanguardia

con las últimas tendencias, las mujeres jóvenes buscan conseguir un apoyo monetario sea como sea, incluso si para esto tienen que perder lo que muchos otros consideran su dignidad y elegir un “sugar daddy”. Aparentando así un sentimiento que no llega a existir pero que les ayuda a mantener un estilo de vida.

Pero ojo, que no todos los adultos mayores pueden ser suggar daddies, la descripción correcta del perfin sería: un hombre exitoso, adinerado, experimentado y con el doble de edad. Y si bien es cierto que estas relaciones inician por un interés económico con el paso del tiempo pueden crearse vínculos de dependencia que mantenga juntos a la pareja.

Autor entrada: Monika Peredo