Reseña Siempre Bruja: Una serie para pasar el rato

Siempre bruja, nunca inbruja

¿Te imaginas haber vivido en el siglo XVII, ser mujer y ser juzgada como bruja solo por saber leer y escribir?

Carmen (Angely Gaviria) es una mulata, esclava y bruja que fue acusada de satanismo, y justo cuando iba ser quemada en la hoguera se salva usando un conjuro que le enseñó el gran brujo Aldemar (Luis Fernando Hoyos), lo que la lleva a las playas de Cartagena en pleno 2019, y es allí donde Carmen tendrá que arreglárselas para regresar a su mundo a la vez que se topa con otro, totalmente desconocido, lo bueno es que tendrá quienes le ayuden.

Si crees que te encontraras con la mejor serie de este año, mejor no te emociones, pues si bien la serie no es mala, está lejos de ser excelente. La trama tiene bastantes tropiezos, pero no por eso es imposible verla sin disfrutarla, al contrario.

Comenzando con los personajes, es un poco difícil simpatizar con ellos, se sienten más como personajes de relleno, ya que su desarrollo no se nota orgánico, inclusive la protagonista al llegar a 2019, pareciera haber vivido allí toda su vida, pues apenas y se extraña de las cosas que la rodean.

Siempre Bruja fue traída por Netflix a principios de este año, con una temporada y tan solo 10 episodios, es bastante fácil de ver, pues a pesar de ser un drama, no se hace para nada pesado ni agotador, incluso puede que te incomode el hecho de que cuando se aparece un obstáculo, se solucione casi de inmediato.

Pero no te preocupes, que si te has topado con ese sentimiento de “quiero ver algo, pero que no sea muy largo, ni muy pesado” o acabas de terminar una serie que te encantó y te dejo un vacío existencial, en momentos de esos te súper recomiendo esta serie.

Además de eso, incluye un poco de romance y fantasía de vez en cuando, lo que hace de una u otra manera te enganche. También está el apartado visual, en lo que se nota le pusieron mucho empeño, logra alegrar la vista, sea en los años 1600 o en 2019, es grato verlo.

Y queriendo o no, el hecho de que la serie sea 100% colombiana, se siente bien, como un

a brisa refrescante después de estar acostumbrados a ver tantas series norteamericanas o europeas.

Como bien lo dije antes, no será la joya de la corona, pero es ideal para esos momentos en lo que quieres ver algo “sin compromiso” por así decirlo, algo ligero y delicioso para ver.

Autor entrada: Sofía Pereyra