Reseña “Japón Se Hunde: 2020”

Un anime catastrofico más cercano a la realidad que a la ficción

Basado en la obra literaria de Sakyo Komatsu y dirigido por Masaaki Yuasa, Netlifx nos presenta su nuevo anime de carácter catastrofista, donde a través de diez trágicos episodios conoceremos lo mejor y lo peor del ser humano.

Japón se hunde: 2020, es sin duda una apuesta de riesgo, la modernización de una historia escrita en 1973 que con todo lo que ha acontecido este año parece más cercana a la realidad que a la ficción, haciendo eso que quizá luzca un poco más interesante de lo que a simple vista podría resultar.

Y es que sí, Japón se hunde es un anime sobre catástrofes y al momento de relatarlas y mostrarlas en pantalla la animación no escatima en gastar cuadros y pixeles, pero cuando se trata de mostrar y hacer close ups de los personajes no sale tan bien librado, luciendo inclusive algunos cuadros de muy baja calidad, y es que si bien el estilo de animación que han elegido  se aleja un tanto de los trazos tradicionales, no podemos decir que algunos momentos sean capturados así de forma intencional.

Por suerte, este bajón que presenta por momentos logra ser opacado por una historia que no da lugar a la relajación, manteniéndonos en constante tensión y movimiento. En ella seguimos a Ayumu, una adolescente que sueña con triunfar en el atletismo y representar a Japón en los juegos olímpicos, a ella la acompañan su padre, su madre y su hermano pequeño Go.

Todos ellos se ven afectados junto con el país entero por una ola de terribles terremotos, que desatan a su vez tsunamis y erupciones volcánicas alrededor de toda la isla nipona, lo que los obligara a emprender una larga lucha por sobrevivir. A diferencia de las producciones americanas, aquí no hay sentimentalismo patriótico de por medio, lo que vemos es una lucha encarnizada de la humanidad contra la naturaleza, donde todos pondrán a prueba sus límites para salir adelante.

El anime muestra lo mejor y lo peor no solo del ser humano, s

ino también de la sociedad nipona, estigmatizada siempre como ese gigante tecnológico de gran disciplina, aquí vemos un trasfondo un poco más crudo de sus nacionalismos, su aversión hacia las culturas extranjeras y un poco de la soledad que se han obligado a vivir tras los terribles sucesos que sufrieron en el pasado.

Un anime que no te dará ni un solo respiro de tranquilidad y que llevara tus emociones al límite, quizá un poco más de empeño en la animación y desarrollo de algunos personajes secundarios habría ayudado más, pero no podemos negar que lo que nos entrega Netflix es un producto digno de ver.

Autor entrada: Luiz Navegante