Reseña “El buen Jesús y Cristo el malvado”

Una re interpretación de lo que pudo o no haber sucedido en la antigua Jerusalen

“Esto es una historia” nos advierte Philip Pullman en la contraportada de su libro y así con la ironía y sutileza de siempre carga de nuevo contra uno de sus blancos de crítica preferidos “las autoridades eclesiásticas”.

Pullman, conocido autor de la trilogía de La Materia Oscura, que tuvo su auge a finales de los noventas y que recientemente revivió en formato de serie a través de HBO, se adentra aquí de nuevo en una crítica hacia la iglesia católica y el dominio que imperan en el mundo occidental a través de lo que ellos llaman “la palabra de Dios”. Con un libro que desde el título incita al debate se nos cuenta la historia de dos hermanos gemelos, Jesús y Cristo.

El primero busca predicar el amor al prójimo y preparar a la gente para la llegada del Reino de Dios, mientras que el segundo esta empeñado en hacer trascender la palabra de su hermano para convertirla en una verdad histórica, sobre un reino que sabe de antemano no llegara en el tiempo prometido. Si bien algunos pasajes y conversaciones recuerdan a “El evangelio según Jesucristo” de Saramago, la prosa que utiliza Pullman es mucho más sencilla, pero no por eso menos aguda en sus críticas.

En el personaje de Jesús, Pullman nos muestra a ese predicador que de acuerdo a investigaciones científicas es muy probable que llegase a existir cerca de los tiempos que se mencionan en los textos bíblicos, nos presenta a un hombre que busca predicar la paz y el amor a Dios a través de los actos de bondad de las personas y que rechaza a las instituciones y el mal que estas pueden ocasionar a las personas, pues considera que una institución con el suficiente poder y  alcance puede tergiversar a su antojo las enseñanzas para, en nombre de Dios , cometer los actos más atroces, crueles y discriminatorios que pudiesen existir.

Cristo por su parte ama y apoya a su hermano y todo lo que predica, pero sabe que estas enseñanzas no podrán trascender si no se tienen los

medios adecuados, de lo contrario quedaran tan olvidadas como las huellas en la arena que se lleva el mar. Es por eso por lo que cuando se le presenta una oferta para hacer trascender la palabra de su hermano no duda en aceptarla, aunque para ello tenga que usar métodos que se alejen por completo de lo que Jesús predica.

Es a través de estos dos personajes que Pullman revisita algunos de los pasajes bíblicos más famosos, no para renegar de ellos, sino más bien para replantearse la esencia misma de esos pasajes y el legado que han dejado a través del tiempo.

Autor entrada: Luiz Navegante