¿Quiénes fueron los Vikingos?

La era vikinga inició en el año 793, fecha del primer ataque del que se tiene conocimiento. Los vikingos realizaron incursiones violentas contra ciudades y poblados costeros de Europa, por lo que se ganaron una mala reputación que se mantiene en la actualidad. Estos míticos guerreros cruzaron el Mar Báltico y los ríos de Rusia, el Mar Negro y el Mar Caspio.

Los vikingos eran descendientes de pueblos germánicos. Hombres libres que se asentaban casi siempre en las costas, donde construían casas de madera. La mayoría de ellos se dedicaban al campo, el cultivo y la crianza de ovejas, cabras y cerdos. Navegaban a otros territorios para asaltarlos con sus lanzas, hachas y espadas. Saqueaban rápidamente pueblos e iglesias y de nuevo se echaban a la mar. Pronto se unieron a ellos vikingos daneses.

Sus ciudades tenían mercados donde se comerciaba tanto hierro y telas como esclavos. Los vikingos más poderosos y con grandes riquezas controlaban grandes zonas de la región. En el siglo IX, los vikingos noruegos comenzaron a asentarse en Islandia. Sus navíos eran conocidos como Drakkars, estrechos y realizados con roble, contaban con 30 remos y una gran vela central hecha de tela de lana y

reforzada con tiras de cuero. Éstos podían navegar aguas poco profundas, lo que les permitía ir por ríos y cerca de las costas, además de que su ligereza les permitía arrastrarlos o cargarlos fácilmente si era necesario. Se conservan muchos ejemplares porque en ocasiones eran enterrados al lado de famosos vikingos.

Durante más de 300 años los vikingos influyeron sobre todo en Inglaterra y Francia. Su última invasión de Inglaterra ocurrió 1066, semanas antes de que fuera conquistada por los normandos, que eran descendientes de colonos vikingos asentados en el norte de Francia. Guillermo el Conquistador, que se convirtió en rey de Inglaterra tras derrotar al rey Haroldo en la batalla de Hastings, era descendiente del jefe vikingo Rollo, que había realizado incursiones por Francia y fundado Normandía en el 911.
Los asentamientos vikingos también tuvieron una influencia duradera en Islandia donde aún se conserva algunos elementos de cultura vikinga. En Escandinavia, los tres reinos vikingos acabaron por convertirse en las actuales naciones de Dinamarca, Noruega y Suecia.

Autor entrada: Patricia Miros