¿Quién mato a Luis Donaldo Colosio?

“Veo un México con hambre y con sed de justicia, un México de gente agraviada, por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirlas, de mujeres y hombres afligidos por abuso de autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales…”

Ha pasado un cuarto de siglo desde que, en el monumento a la revolución, Luis Donaldo Colosio pronunciara el polémico discurso que lo perfilo como el candidato que México necesitaba, y que al mismo tiempo lo distancio de aquellos. Nadie pensaría en esos momentos que, poco más de quince días después, el candidato del Partido Revolucionario Institucional perdería la vida en un atentado que, al día de hoy sigue sacudiendo las entrañas de un México que no ha sanado su hambre y sed de justicia.

Luis Donaldo Colosio Murrieta murió un 28 de marzo de 1994, consecuencia de un atentado perpetuado en su contra presuntamente por Mario Aburto Martínez, un “asesino solitario” con trastornos psicológicos que de acuerdo a declaraciones iniciales no buscaba más que reconocimiento y visibilidad nacional, pero ¿es realmente Mario Aburto el culpable de este asesinato?

A lo largo de estos 25 años se han fraguado diversas teorías, algunas de ellas tan espectaculares como los mejores capítulos de CSI, e inclusive con tal grado de narrativa y espectacularidad que bien podrían parecer el elaborado guión de un thriller político. Muchas pistas hay sobre el caso Colosio, y también muchos cabos sueltos al mismo tiempo.

 

Una de las que más ha resonado en la cabeza del imaginario colectivo, es aquella que indica que en realidad el Mario Aburto que presentaron las autoridades a la prensa no es el mismo Mario Aburto que realizo el disparo al candidato, sino que este otro por temor a que hablara y confesara la verdad fue asesinado y abandonado en un taller mecánico por aquellas personas que le habían contratado para decir la verdad; dejándonos a nosotros con un doble que  sería puesto secretamente en libertad tiempo después, esta teoría se sostiene también por el tiempo que ha pasado Mario Aburto oculto de la prensa y la vida pública, y por las veces en las que este ha sido cambiado de penal, mismas veces en las que se afirma han cambiado de persona para cumplir la condena.

Otra que resonó durante mucho tiempo en los días posteriores a la muerte del candidato, es que las mismas fuerzas privadas que habían sido contratadas para cuidarlo confabularon con Mario Aburto para lograr el asesinato, e inclusive en algún momento también se especuló con que el chofer asignado estuvo relacionado con el incidente, en ambos casos hubo arrestos, y en ambos casos los involucrados fueron puestos en libertad al poco tiempo.

Las acusaciones más políticas señalan directamente a Carlos Salinas y Manuel Camacho Solís como autores intelectuales del atentado, uno por recelo de como Colosio destruía la visión de país que tanto se había empeñado en mantener, y otro por re celo de haber sido sustituido en la carrera presidencial de su partida cuando todos apostaban por el cómo sucesor. Algunos tantos más atrevidos culpan al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas quien  al ver la popularidad creciente de Colosio y con un discurso similar al suyo no estaba dispuesto a perder otra elección frente al PRI.

Hay incluso quienes llegan a señalar a Ernesto Zedillo como el arquitecto detrás de esta situación para poder ocupar a fin de cuentas la silla presidencial, pero lo cierto es que el causante y detonante de la muerte de Colosio no es otro que Luis Donaldo Colosio.

El candidato, que bien conocía su impopularidad tanto dentro del partido como fuera de él, sabía que tenía que re inventarse si quería ganarse el apoyo de la gente, para él no bastaba con hacerse del triunfo gracias al voto duro de su partido, necesitaba la aprobación de un pueblo que lo veía como uno más de los depredadores; de ahí el cambio de discurso, el distanciamiento, y de  la creación de un Luis Donaldo Colosio diferente, que sería todo lo opuesto a sus predecesores priistas.

e-full" src="http://cientoque.com/wp-content/uploads/2019/04/col6.jpg" alt="" width="635" height="357" srcset="https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/04/col6.jpg?w=635 635w, https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/04/col6.jpg?resize=300%2C169 300w" sizes="(max-width: 635px) 100vw, 635px" />

Luis Donaldo Colosio murió por su discurso, por pretender un México diferente, si el mismo creía en el o si el discurso era posible de llevar a cabo es algo que nunca sabremos.

Autor entrada: Editorial 100 Toque

Comprometidos con la información y el entretenimiento.