¿Por qué adornamos con papel picado para celebrar el Día de Muertos?

El papel picado forma parte de la celebración de día de muertos y sin duda es uno de los grandes atractivos de esta tradición. En el papel picado las figuras son cortadas de manera artesanal desde hace mucho tiempo. Este adorno es colorido y siempre llevan un patrón simétrico.

El origen prehispánico del papel picado se relaciona con lo ceremonial, las culturas mesoamericanas utilizaban papel amate en rituales y ceremonias. Después los aztecas lo cambiaron por el papel tisú.

La historia del papel picado como un patrimonio cultural nace en San Salvador Huixcolotla, Puebla. Aunque el origen del trabajo del papel proviene de la cultura china, en México del siglo XIX los peones tenían la obligación de comprar productos en las tiendas de las haciendas; entre estos productos se hallaba el papel de China. Los trabajadores lo adq

uirían y hacían uso de su ingenio para crear figuras y adornos, por lo que se convirtió en una auténtica artesanía poblana. Actualmente esta tradición se transmite de generación en generación. Fue hasta los años sesenta que llegó a la Ciudad de México y logró convertirse en una artesanía reconocida y valorada.

Cada color en el papel tiene un significado, por ejemplo, el papel blanco es usado para representar a los niños y el negro para los adultos, mientras el color morado es símbolo de luto. Debido a estos símbolos el papel picado se convirtió en algo imprescindible para las ofrendas de día de muertos. Muchas familias trabajan jornadas enteras para llevarlo a cabo y que no falte en ningún hogar donde se celebre el Día de Muertos. Asimismo, el papel amate sigue produciéndose en México y con él se crean artesanías que rememoran nuestras tradiciones.

Autor entrada: Patricia Miros