Pintura: Una forma de conectar con nuestras emociones

A lo largo de nuestra vida utilizamos distintas formas para expresarnos. Más allá de la mera comunicación por la cual los seres humanos nos intercambiamos información útil, parecemos tener una necesidad de expresar, de sacar algo fuera que no siempre tiene una función utilitaria evidente, que parecemos hacer “porque sí”. La expresión artística es un buen ejemplo de esto. ¿Para qué necesitamos expresarnos artísticamente? Es más, ¿para qué necesitamos expresarnos en general?

Sin duda es porque necesitamos manifestarnos; hablar de la vida, experiencias, ideales, formas de pensar, sentimientos, etc. Nos expresamos para poder existir porque lo que está dentro no existe; existe solo lo que sale fuera.

Existen muchas y diferentes formas para hacerlo, por ejemplo, de manera artística. Por ello en esta ocasión hablaremos de la pintura y sus beneficios.

La pintura es una de las artes más antiguas que se han visto en México, a través de esta, los niños, jóvenes y adultos descubren un mundo lleno de colores, formas y trazos al plasmar sus sentimientos y experiencias. Lo cierto es que la pintura artística estimula la comunicación, la creatividad, sensibilidad, imaginación y aumenta la capacidad de concentración y expresión de las personas disminuyendo la ansiedad y se amenizan los miedos y las expectativas. Es por eso que está también indicada en los tratamientos terapéuticos.

Pintar constituye un proceso complejo que tiene una finalidad estética y comunicativa; en ella se reúnen diversos elementos de la experiencia para formar un todo con un nuevo significado; nos proporciona una parte de sí mismos: cómo pensamos, cómo sentimos y cómo vemos.

A demás, mejora tu comunicación.  Te humaniza logrando comunicarte desde un lenguaje diferente y personal, fortaleciendo tu autoestima. Recordemos que para pintar se necesitan de tu creatividad e imaginación al estimularlas podemos aislarnos positivamente de la realidad que nos rodea, generándonos sentimientos de felicidad y tranquilidad funcionando como una terapia.

A través de un pincel o de otra herramienta, las personas expresan sus inquietudes, sus emociones y al mismo tiempo, desarrollan sus gustos y perfil artísticos. Aprender a sostener y tener el control del pincel o lápiz ayuda a que regules tus movimientos de las manos y estimules conexiones cerebrales para ir desarrollando de esta habilidad de maneras favorables, logrando así vencer el miedo de enfrentarte a ti mismo y motivarte a realizar tu obra, algo propio y único que genera gran satisfacción.

Lo mejor de pintar es que es una sana diversión que permite reír, socializar, aprender algo nuevo, motivarse a terminar las cosas, apreciar la naturaleza, apasionarse por algo sano y muchas otras experiencias que terminaran por enriquecer tu mente y espíritu.

06/p2.png?resize=300%2C190 300w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/p2.png?resize=768%2C486 768w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/p2.png?w=1350 1350w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/p2.png?w=1280 1280w" sizes="(max-width: 640px) 100vw, 640px" />

Como puedes ver, la pintura artística desarrolla muchas habilidades en las personas desde su etapa inicial, pasando por la adolescencia, hasta llegar a la madurez; practicar esta disciplina artística siempre será un mundo nuevo.

Autor entrada: Editorial 100 Toque

Comprometidos con la información y el entretenimiento.