Reseña Otilia Rauda

Sergio Galindo – 1986

Calificación

Cuando un escritor decide bautizar a su obra con el nombre del protagonista es porque sabe de antemano que la psique de este resultara lo suficientemente interesante al lector como para adentrarse de lleno en la vida de este personaje, claros ejemplos podemos encontrarlos en las clásicas “Ulises” y “Madame Bovary” por citar algunos, así Sergio Galindo sabe que tiene en Otilia Rauda un personaje capaz de sobrellevar el peso y título de la historia sin necesidad de ocultarlo bajo algún juego de palabras alusivo a esta.

Otilia es pues la protagonista de esta singular historia situada en el poblado de Las Vigas, Veracruz. en una época post revolucionaria pero que sin embargo dadas las condiciones actuales de muchos poblados en las periferias de México pudiera parecernos atemporal, convirtiendo el contexto en tan solo una de las muchas paradojas que se manejan en la obra. Otilia es otra de ellas bendecida desde muy pequeña con un cuerpo que sería la envidia de cualquiera pero maldecida con la herencia biológica de su padre que la doto de unas facciones poco atractivas a la vista se le considerada desde pequeña una incitadora del pecado por tan exuberante cuerpo, y temiendo ser mal vistos por el pueblo y siendo consciente de que tarde o temprano su hija desatara su potencial sexual su padre de acomodada posición prohíbe a los hombres acercarse a ella y es el mismo quien arregla su matrimonio con Isidro Peña asegurando así que en el futuro su hija pueda dar rienda suelta a sus pecaminosos plac

eres sin problema alguno, placeres en los que sin temor alguno involucraría a su amigo de la infancia Prudencio y al gigante deforme Melquiades pero que más tarde serían convertidos en una devoción amorosa no correspondida hacia el asesino Rubén Lazcano y que posteriormente transferiría al joven Tomas.

Nos encontramos hasta cierto punto una novela erótica pero también cargada de una construcción amorosa que resulta enternecedora brindada por las historias de cada uno de los personajes que en ella interfieren y que vamos conociendo de manera atemporal pues así lo dispone la narrativa de Galindo repartida en tres partes: Los Encuentros, Rubén Lazcano, y Melquiades; todas las partes y los relatos dentro de ellas siempre cargados de una crítica social a un México que parece no caminar en el tiempo ni librarse de los estigmas globales a los que se le ha atado. Considerada la mejor obra del veracruzano Sergio Galindo y que le valiera el premio Xavier Villaurrutia “Otilia Rauda” es sin duda una de las grandes obras que ha dado la literatura mexicana.

Autor entrada: Editorial 100 Toque

Comprometidos con la información y el entretenimiento.