No tan bárbaros: los pueblos que migraron por el sur de Europa

La palabra ‘bárbaro’ es normalmente asociada a guerreros salvajes que visten pieles y utilizan palos y rocas como armas. Este término (barbaroi), sirvió a los griegos áticos para designar a los extranjeros; al hablar les sonaba como si dijeran bar, bar bar, y, aunque únicamente se trataba de una cuestión de sonido del lenguaje, los denominaron bárbaros.

Los bárbaros eran pueblos que se impusieron al Imperio Romano. Aunque nos referimos a ellos de manera general, éstos se constituyeron por distintas poblaciones, puede decirse que principalmente por tres grupos: los germanos (francos, godos, suevos, anglos, burgundios, jutos, sajones, vándalos alamanes y alanos), los tártaros y mongoles (entre ellos destacan los hunos, turcos y húngaros), y los eslavos (serbios, moravos, moscovitas, croatas, vénetos, polacos eslavones y bosniacos). Estos pueblos nómadas vivían fuera de las fronteras del imperio, y los romanos se enfrentaban a ellos para evitar perder territorios; después fueron ellos los que acabaron saliendo a la ofensiva.

Se sabe que tuvieron una cultura notable, eran conocedores de herrería, arquitectura agricultura y artesanías.  Aunque calificados peyorativamente, estos pueblos saquearon el imperio en múltiples ocasiones y realizaron invasiones esporádicas a lo largo del siglo I

II, se sabe que entonces las legiones romanas se mostraban incapaces de detenerlos. De manera inevitable el Imperio se debilitó hasta su caída. Muchos historiadores que se ponen en el punto de vista de Roma nombran este suceso ‘invasión de los bárbaros’, visigodos y ostrogodos, francos y suevos, alanos y vándalos.

La capital del imperio romano fue tomada y saqueada en el 410 por Alarico, rey de los visigodos. Se sabe también que los primeros germanos que penetraron en España fueron los vándalos (aunque utilizamos la palabra, es un error pensar que el vandalismo fue propio sólo de los vándalos). La confluencia de lenguas, culturas, folklore, provocó cambios muy interesantes. Los bárbaros pasaron a cambiar la Historia, y con ello la lengua, pues siglos después surgieron las lenguas romances.

Autor entrada: Patricia Miros