Los niños y la iniciación al deporte

A diferencia de los jóvenes o adultos, para los niños hacer ejercicio significa jugar y estar activos físicamente. Los niños hacen ejercicio en las clases de gimnasia de la escuela, a la hora del recreo, en las clases de baile, los entrenamientos de fútbol, cuando montan en bicicleta o juegan al escondite; básicamente mucho más tiempo que uno. Ahora, cuando a un niño se le quiere implementar algún deporte en específico, sino existe la identificación con el deporte, definitivamente el camino se truncará y todo terminara mal.

Para que esto no pase además de la identificación del niño con el deporte, el entrenamiento debe desarrollarse de forma “muy divertida”, es decir con una significativa presencia de actividades de carácter lúdico.

Quizá para algunos el que su hijo practique algún deporte resulta indiferente pero lo cierto es que los niños que llevan una vida activa tienen los huesos y los músculos más fuertes, así como menos probabilidades de tener sobrepeso (el gran mal de nuestros tiempos) y mucho menos probabilidades de desarrollar una diabetes tipo 2, aunado a una actitud más positiva ante la vida.

Si tú eres de los que se interesa porque su hijo practique algún deporte esta tabla podría ayudarte para saber a qué edad puedes introducirlo a la práctica del mismo.

Aunque el deporte tenga que ver con la disciplina, también entra aquí el apoyo de los padres más que de los entrenadores o maestros de educación física, ya que si un niño se llega a emocionar viendo en la televisión algún partido o se les comenta a los padres que es bueno en alguna práctica deportiva, los padres con su entusiasmo podrían generar más interés con el niño y apoyarlo presencialmente en sus partidos o eventos a los que asista. Pero si ni los padres, ni el profeso

r muestran atracción por lo que  es capaz el infante probablemente se dé por vencido y no se involucre en lo que le guste.

Así que ya lo sabes, si tu niño muestra interés en ser el próximo Messi o la próxima Alexa Moreno, no trunques su sueño y apóyalo de la forma correcta.

Autor entrada: Monika Peredo