Los colores sanan

Todos los colores guardan su misterio, tanto que son utilizados para sanar y complementar tratamientos médicos. Basada en la teoría de que los colores influyen en el estado de ánimo, la Cromoterapia consiste en utilizarlos adecuadamente para curar cualquier enfermedad y mejorar la salud física, emocional y espiritual.

Desde hace años, la asociación mas antigua entre colores y su significado surgió en la prehistoria, más adelante, pasó como tradición popular basada en la superstición y el uso de cristales y piedras.

Esta práctica se trata de la curación a través de los colores. La luz viaja en forma de ondas, y las diferentes longitudes de éstas el cerebro las percibe como colores, y a la vez éstos tienen una frecuencia determinada. Las vibraciones que producen las ondas del color pueden afectar a las células y los diferentes órganos del cuerpo. Por este motivo, los terapeutas, influidos por la teoría de las chacras corporales, utilizan este sistema de curación para crear armonía y contrarrestar los colores negativos.

Aunque no seamos del todo conscientes, el color que nos rodea puede influir en nuestro estado de ánimo y aliviar ciertas dolencias. Así, el color amarillo activa nuestra mente, se aplica para enfermedades de la piel y de los nervios; El azul nos proporciona serenidad, amor, armonía, trata problemas de la audición, olfato y de la visión; El rojo representa poder, voluntad, vida, vitalidad y energía, se aplica para enfermedades de la sangre, debilidad y depresión; Anaranjado libera energía, se aplica en dolencia pectorales y  problemas digestivos; El color verde atrae armonía,

equilibrio, compasión y diplomacia, se usa para tratar el cansancio; Morado y violeta trae tranquilidad, se aplica para problemas mentales y nerviosos; El color marrón consigue el equilibrio, ayuda a la concentración y la adquisición de conocimientos; El negro absorbe los otros colores, tiene propiedades restrictivas.

Esta forma de tratamiento natural es recomendable para tratar problemas emocionales y del comportamiento, estrés, depresión, insomnio, fatiga, dolor de cabeza, hipertensión, artritis, problemas en la piel y problemas menstruales.  Algunos especialistas en cromoterapia tienden a combinar este método con la práctica del yoga.

Autor entrada: Crystal Morales