Los asesinos de Ecatepec

En este caso aún no se ha sentenciado a los culpables de los asesinatos y el proceso ha durado varios años, pero están retenidos en prisión siendo procesados por los delitos de feminicidio, trata de personas, y violación. Juan, apodado en su último empleo de guardias presidenciales “el terror verde”. Empezó sus crímenes a la edad de 22 años, cuando a una novia que tuvo la ahorcó porque lo había engañado.

Él, por dinero, se dedicaba a matar mujeres. Cualquier novio celoso o posesivo, que quisiera llegar a matar a sus parejas, lo contrataba y así ganaba su sustento mientras que él lo disfrutaba.

Juan y Patricia se conocieron en el 2008, se conocieron en un restaurante ella era camarera y él para conquistarla y enamorarla aún más le dijo que si se juntaban jamás tendría que volver a trabajar. Una vez enamorada y al aceptar estar con él, Juan le confesó que era un asesino y Patricia accedió a ser su compañera.

Comenzaron su vida juntos, tuvieron 4 hijos, pero ella sí tuvo que trabajar, vendía ropa usada, queso y esquites, mientras que él recolectaba basura para venderla, comerciaba con perfumes, ropa y teléfonos móviles. Él le dijo a su esposa que necesitaba satisfacer sus necesidades sexuales matando y así llegaron a la primera víctima en el 2012.

La primera mujer de 27 años que cayó en la trampa fue debido a un anuncio en el que buscaban a una mujer que apoyara a las tareas del hogar, al acudir al lugar le asignó una tarea Juan y encerrándola en el baño le pidió a su esposa que abandonara el lugar con sus hijos y así lo hizo, por 30 minutos. Cuando entró encontró la peor escena del crimen en su propio baño, pero no pudo hacer nada, ya que sabía que era cómplice de lo sucedido. Luego fueron por una adolescente de 14 años, hija de unos vecinos de “confianza”. Aplicaba el mismo modo de matar para todas sus víctimas: las sometía, violaba, degollaba y comía su carne, la que sobraba se la daba a sus perros. Ellos disfrutaban de tal hecho. Este modus operandi dio como resultado once trágicas víctimas.

En el 2018 la policía se puso investigar, obteniendo que la mayoría

de teléfonos relacionados con las víctimas dejaban de funcionar en una calle en particular, concretamente en un departamento azul, donde habitaban Juan y Patricia, fueron descubiertos el 04 de Octubre, al encontrárseles dos carritos llenos de supuesta basura, que en realidad contenían los restos de su última víctima.

Como se mencionó, 11 fue el total de víctimas comprobables hacia esta pareja de asesinos, sin embargo el número bien puede incrementarse hasta 20 si se contaran los casos que aún no se han esclarecido del todo, sin embargo y pese a todo la justicia mexicana aún no dicta una sentencia definitiva. 

Autor entrada: Monika Peredo