La verdadera historia del exorcismo de Emily Rose

Anneliese Michel nació en 1952 en Alemania y creció con una familia muy católica, sus padres eran sumamente conservadores.

Esta chica tenía muy buena salud mental y física aparte de ser muy buena estudiante, jamás había presentado alguna enfermedad grave hasta que a sus 16 años sus padres comenzaron a notar que despertaba en las madrugadas en posturas muy escalofriantes, notando partes de su cuerpo retorcidas, lo más sorprendente es que ella estaba consciente de los movimientos que su cuerpo generaba y no podía hacer nada.

Les platicó a sus padres que tal vez padecía una enfermedad mental, no podía significar algo malo esos movimientos involuntarios ya que estaba segura que Dios no hubiese permitido que eso pasara. La llevaron con un neurólogo para que aclarara cuál era el problema de la adolescente; el resultado… epilepsia.

Su enfermedad al paso de los años se fue agraviando, sufría convulsiones a todas horas y ella sabía exactamente en el momento que pasaría, pero lo más tenebroso es que ahora ya veía sombras en los pasillos, caras cerca de ella con un aspecto repugnante y los veía en el momento en que se ponía a rezar. Escuchaba voces que le decían que se iba a morir y mientras pasaba más tiempo, las amenazas iban hacia su familia.

Había noches en las que no dormía y se la pasaba ladrando como si fuese un perro, se lastimaba a ella misma y dejó de comer, mordía carbón, las patas de su cama y bebía su propia orina. Sus padres preocupados por eso recurrieron de nuevo con el médico, el cual le dio unas pastillas que afectaron más la salud de Anneliese, provocando su falta de apetito y alucinaciones frecuentes.

Al no encontrar una razón lógica para lo que estaba pasando, los padres de Anneliese se negaban a que fueran demonios los que habitaban el cuerpo de su hija, pero ella les relataba lo que veía, las caras que tenía a lado no dejándola dormir por las noches, obligándola a hacer cosas que ella no veía razonables. Fue ahí cuando decidieron llevarla con el obispo de su parroquia, y tras el diagnóstico de éste, se le fue negada la ayuda.

Fue hasta 1975 que la iglesia concedio que dos sacerdotes le brindaran ayuda: el padre Arnold Renz y el pastor Ernst Alt. Juntos llevaron a cabo 67 ritos de exorcismo durante un período de 10 meses, con una o dos sesiones de exorc

ismo cada semana con Anneliese.

Cansada de todos los rituales, de autolesionarse, de no comer, de escuchar voces, el 1ero de Julio de 1976 murió y la fiscalía declaró culpables a los padres y a los sacerdotes que practicaron sus rituales con ella, llevándolos a la corte y a prisión.

Este es el caso que inspiró la cinta “El exorcismo de Emily Rose”.

Autor entrada: Monika Peredo