La Hiena de Queretaro

Una cruel historia de asesinatos

Esta sangrienta y perturbadora historia se desarrolla en Abril de 1989 en donde Claudia Mijangos apodada como “la Hiena de Querétaro”, asesinó a sus tres hijos en su propia casa sin piedad alguna.

Su familia era muy religiosa, ella daba clases en una escuela católica mientras que sus hijos asistían a la misma. Su esposo pese a ser trabajador tenía problemas de pareja con Claudia, ya que ambos querían tener el poder sobre el otro, en situaciones donde ninguno terminaba por ceder, derivando así en una solicitud de divorcio por parte de Claudia que fue negada por un padre de la iglesia católica. A partir de esta negación comienza a aparecer un cambio misterioso en Claudia.

Se rumoró algún romance con el Padre encargado de la catequesis en la escuela en donde ella ejercía, pero tras las declaraciones, esto fue desmentido;  Ella insistía en tener algún sentimiento mutuo con él, pero él no cedió a cierto coqueteo.

Un 23 de Abril su aún esposo regresó con sus hijos que habían asistido a una kermés de parte de su escuela, en un principio ese día el trato de arreglar las cosas con Claudia, pero al no tener éxito todo derivo en una discusión, pues él  se quería llevar a los niños, cosa que a ella no la pareció y le hizo reaccionar de una manera más brusca, pidiéndole a gritos que dejara el hogar, cosa que finalmente el accede a hacer. Pero fue una mala desición…

Claudia comenzó a tener sueños, escuchaba voces malignas que le decían que “Mazatlán (de donde ella provenía) se había caído y que Querétaro era un espíritu”, junto a otras tantas cosas sin sentido. Asustada llamó a su mejor amiga en medio de la noche para contarle, pero no logró captar su atención ya que esta se encontraba dormida cuando le respondió y sólo le dijo que la visitaría al otro día temprano en su casa.

Después de colgar la llamada, toma de su cocina un cuchillo y empieza a lastimarse inconscientemente, haciendo caso a las voces que hablaban en su cabeza. Posterior a esto sube al cuarto de sus hijos  y ataca al niño de 6 años de edad, apuñalándolo con un cuchillo en una de las costillas y después en la parte de la espalda, siguiendo después con la niña mayor de 11 años, provocándole las mismas heridas, y terminando por último apuñalando a su hija menor de 9 años. Claudia los acomodó en su cama, para después quedar débil, agotada a lado de ellos y cayendo en un sueño profundo.

En la mañana cuando su mejor amiga llegó encontró una escena tipo “Masacre en Texas”, subió al dormitorio y de primera vista observo a los niños repletos de sangre en la cama con su madre. Esto le hizo dar aviso a las autoridades, haciendo que pronto llegaran policías, peritos y forenses a investigar el lugar de los hechos, ahí encontraron a Claudia aún con vida junto a sus hijos muertos.

Existe un punto de vista del médico psiquiatra que declaró que ella estaba consciente de lo que estaba haciendo, como un instinto de protección hacia sus niños para que su padre no pudiera apartarlos de ella, aunque por otra parte está lo que Claudia declaró que es que las voces en su cabeza le decían que lo hiciera, que matara a sus hijos. Pero tú, ¿qué versión creerías?

size-full" src="http://cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/aq4.jpg" alt="" width="660" height="371" srcset="https://i0.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/aq4.jpg?w=660 660w, https://i0.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/aq4.jpg?resize=300%2C169 300w" sizes="(max-width: 640px) 100vw, 640px" />

En Abril del 2019 cumplió su condena de 30 años en prisión y dado a su buena conducta ahora la hiena de Querétaro ha quedado en libertad. ¿Será que pueda tener una vida tranquila o las voces seguirán en su cabeza?

Autor entrada: Monika Peredo