Ideas absurdas que volvieron millonarios a sus creadores

Es increíble cómo desde la era de piedra nos la hemos ingeniado para crear artefactos que nos puedan servir como herramientas del día a día y faciliten así nuestra vida, incluso por más pequeñas o simples que fueran hay inventos que han cambiado nuestra existencia y la de sus creadores.

Aquí te mostramos tres productos que a pesar de lo sencillo o absurdo que suenan se convirtieron en un éxito inmediato:

Doggles

Este artículo fue creado especialmente para los perros, una especie de goggles que les ponen a estos animalitos para que no les lastime el sol. Su creador Roni Di Lullo preocupado por la vista de su mascota, se le ocurrió esta idea y fue propagada en varias tiendas de mascotas, estos lentes son ahora el deleite de todos aquellos que consiente a sus perros como a otro miembro más de la familia. ¿Te animarías a comprarle esto a tu mascota?

Slinky

Este artefacto que se puede clasificar para divertirse y es mayormente conocido por los niños fue creado en 1943 por el ingeniero naval Richard T. James, la anécdota cuenta que haciendo su labor accidentalmente cayó un resorte de tensión, le pareció graciosa la manera en la que éste seguía moviéndose así que decidió inventar un nuevo juguete y junto con su esposa decidieron ponerle “Slinky”.  En su primera distribución lograron vender 400 en 90 min, ¿increíble no?. Muchos lo recuerdan con cariño de su infancia y algunos otros lo utilizan en las aldeas Godínez para reducir el estres y no ceder ante el síndrome de burnout.

 

El trapeador milagroso

" height="684" srcset="https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/07/joy.png?w=684 684w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/07/joy.png?resize=150%2C150 150w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/07/joy.png?resize=300%2C300 300w" sizes="(max-width: 640px) 100vw, 640px" />

En los años 90 Joy Mangano, una agente de reservaciones de aerolíneas, harta de los trapeadores comunes decidió crear uno milagroso con el cual no te mojabas las manos para exprimirlo.  Con ayuda de unos amigos y sus ahorros creó 100 unidades y empezó a venderlas en ferias. Para 1995 ya había ganado su primer  millón, dejando un legado un legado para todos los hogares y facilitando para siempre las labores de limpieza. Parece increíble que un trapeador haga millonarias a las personas pero hay una película muy ilustrativa con Jennifer Lawrence por si quieres saber más de este caso.

Autor entrada: Monika Peredo