Reseña Hierba Santa: un viaje por el lado místico de Frida Kahlo

Alexandra Scheiman – 2009

La vida y obra de Frida Kahlo siempre ha resultado en un atractivo tanto para México como para el mundo, si bien la pintora alcanzo notoriedad en vida, fue tras su deceso que la secretaría de cultura se encargó de maximizar y romantizar el mito de Frida Kahlo, alcanzando con el paso de los años un estatus de icono de la cultura pop mexicana, Frida está presente en billetes, camisetas, llaveros, bolsas, tenis y cualquier lugar en el que se pueda colocar un estampado.

Es a partir de este romanticismo que “la autora” nos entrega una obra basada en los momentos más representativos de la pintura, pero para añadir un tejo de interés a su obra lo mezcla con las tradiciones del día de muertos y la exquisita comida mexicana, entregándonos así una novela, biografía y recetario al mismo tiempo.

El libro aparece firmado por Alexandra Scheiman,  mexicana residente en Alemania, pero este no es más que un seudónimo para su autor Francisco Haghenbeck, escritor novelista y guionista de cómics mexicano. De sus obras más destacadas podemos rescatar Trago Amargo y El diablo me obligo.

Haghenbeck nos lleva así a conocer la vida de la pintora desde sus inicios, el cómo lidio con tu temprana enfermedad durante su infancia, su trágico accidente en el tranvía y posteriormente su enamoramiento desbordado hacia Diego Rivera. En medio de todos estos incidentes Haghenbeck le agrega un halo de misticismo a la obra, convirtiendo la vida de Frida en una sucesión de tragedias consecuencias de un pacto realizado con su madrina “La muerte” para prolongar su vida más allá de lo programado originalmente.

Así Frida encuentra en este pacto y esta constante presencia de su madrina una justificación para cada uno de los sucesos que ocurren a su alrededor, desde la perdida de sus padres hasta los amoríos de Diego, al tiempo que procura siempre respetarlo y deleitar a su madrina año tras año con un altar digno de su figura con los mejores platillos de México.

Para aquellos que estén más familiarizados con la vida y obra de la pintura este libro no aportara nada nuevo, todos los sucesos y encuentros aquí narrados se encuentran entre los más celebres dentro de su vida, su relación con Diego, su amorío con Trotsky, el lesbianismo que tanto revuelo provoca y su vida en el extranjero.

Y aunque gran parte de lo escrito contiene datos de ficción son en su mayoría correctos históricamente, es quizá su relación con Diego la parte más débil del libro, pues Haghenbeck nos presenta a la misma Frida sumisa y condescendiente a la que estamos acostumbrados y no dota al personaje de matices que la muestren como una mujer fuerte frente a los abusos y excesos perpetuados por su pareja, alimentando así el mito romántico de lo que en realidad se trataba de una relación tóxica.

A su vez el libro funciona también como recetari

o, al contener las instrucciones para preparar los platillos que Frida colocaba como ofrenda hacía su madrina, sin embargo lo que debería ser una cualidad en realidad resulta un contrapeso para el libro pues muchas veces la intervención de estas recetas irrumpe abruptamente sobre la historia que se estaba desarrollando.

Estamos así ante una obra que aporta poco sobre el personaje que pretende desarrollar y aunque el toque sobrenatural le da un extra, lo cierto es que la vida de Frida es tan interesante por sí misma que cualquier biografía de la pintora podría aportarnos más datos sobre ella.

Autor entrada: Luiz Navegante