Hasta siempre Alberto Cortez

José Alberto García Gallo nació un 11 de marzo de 1940 en la provincia de La Pampa, Argentina. A los 6 años aprendió a tocar el piano, a los 12 escribió su primera canción “Un cigarrillo, la lluvia y tú”, y a partir de ahí comenzó su travesía como el poeta de las cosas simples.

Alberto Cortez se convirtió en la voz de los baby boomers (esa generación nacida entre los años 40 y 60’s) que anhelaban una vida sencilla, era esa voz que sonaba en los hogares y acercaba la poesía al pueblo, convirtiéndose así en uno de los cantautores más influyentes de su generación.

La voluntad de Cortez era tan fuerte y profunda como su música, prueba de ello es que a sus 79 años todavía preparaba una gira que lo llevaría a distintos países de Latinoamérica y un nuevo álbum de estudio donde reversionaria los clásicos que a lo largo de su carrera lo colocaron en el gusto del público.

Hoy Cortez ya no está aquí, y nos deja en el corazón ese espacio vacío que queda cuando un amigo se va, pero pese a todo la tristeza no es absoluta, porque sabemos que el poeta de las cosas simples ha tenido una vida plena, y su música seguirá dentro de nosotros siempre, mientras el construye castillos en el aire y juega al póker con Facundo, su muerte si bien resulta sorpresiva tampoco es inesperada, después de todo él era de los que no seguía el camino porque sabemos que lo seguro ya no tiene misterio.

Hasta siempre Alberto Cortez, un hombre que no

era de aquí ni de allá, sino de todo el mundo.

 

Autor entrada: Editorial 100 Toque

Comprometidos con la información y el entretenimiento.