Reseña Eragon: La versión young adult de El señor de los anillos

Christopher Paolini – 2002

La fantasía épica de Eragon tuvo su boom a mediados de la década de los dos mil, cuando las adaptaciones cinematografías de El Señor de los Anillos y Harry Potter arrasaban las salas y sus ávidos seguidores buscaban historias similares para alimentar su espíritu de guerrero medieval. En el caso de las productoras muchas se aventuraron a lanzar productos de libros anteriores en busca de encontrar la nueva saga fantástica que conquistara al público, mientras que en el caso de las editoriales estas buscaron impulsar una nueva generación de autores del género a la espera de convertirse en los próximos best sellers. Eragon se encuentra en el punto medio de estas dos, con una adaptación cinematográfica bastante pobre a cargo de 20th Century Fox que no llego a más de una película pero con suficiente potencial para atraer a los lectores al mundo de Alagaesia creado por Christopher Paolini a sus quince años de edad.

Se trata pues de una primera novela de un autor joven y esto se nota tanto en las fuentes que bebe para crear la literatura de su mundo cómo en la redacción del mismo que utiliza para adentrarnos en él. Aunque esto como tal no es un punto negativo sino todo lo contrario pues es de celebrarse que alguien a esa edad pueda entregar una historia consistente sin perder el rumbo y con un grosor de 650 páginas.

Al adentrarnos en Alagaesia, conocemos a Eragon, un joven granjero sin muchas expectativas de la vida que por azares del destino descubrirá un objeto mágico que pronto lo llevara a abandonar su pacífica vida. El objeto como tal resulta ser un huevo de dragón, de esos que se creían extintos y de los cuales el único sobreviviente es el del Rey Galbatorix quien gobierna con crueldad sometiendo a todos aquellos que se oponen a su régimen. Una vez que el dragón sale del cascaron y que esto es descubierto por Sombra quien es verdugo del rey, Eragon entablara una cruzada junto con él cuenta cuentos Bromm, una cruzada que implica justicia, venganza y aprendizaje, convirtiendo así el relato en una ramificación más del camino del héroe.

A lo largo del libro vamos aprendiendo junto con sus protagonista la historia de Alagaesia, sus dragones, su magia, sus habitantes más allá de las fronteras humanas, su magia, y sobre una guerra que lleva librándose ya bastante tiempo en silencio; en el camino como todo buen libro que se preste de serlo encontraremos misterios y aliados. Si bien su volumen es extenso y largamente descriptivo, la prosa que utiliza Paolini no es tan densa como otros autores del género, llámense Tolkien o Martin, lo que permite que la lectura sea agil y fluida.

Al ser el libro inicial de una saga que se extiende a cuatro volúmenes es imprescindible que las bases aquí presentadas cuenten con el suficiente sustento para el desarrollo posterior de sus personajes y eso es algo que Paolini maneja bastante

bien, delimita su mundo fantástico y el alcance que sus personajes pueden tener dentro de el en los primeros dos tercios de la novela; sin embargo para el tercer acto nos encontramos ante un cierre precipitado y falto de climax que le resta valor a la obra, colocándola en un lugar menor dentro de las sagas fantásticas.

Pese a todo Eragon es un libro que ejemplifica bien lo que una aventura fantástica debe ser, y que sirve para una amena lectura a aquellos amantes del género.

Autor entrada: Luiz Navegante