El reloj climático nos dice que el planeta pide ayuda

El reloj climático inició su cuenta regresiva indicando que a la humanidad le quedan siete años antes de que lleguemos a una crisis climática global; nos recuerda que el medio ambiente ha sufrido tantos cambios y contaminación severa que pronto la calidad de vida cambiará irreversiblemente.

El 19 de septiembre fue instalado el Cllimate Clock en el edificio Metronome, en Nueva York, gracias al esfuerzo de artistas, científicos y activistas que buscan concientizar a la población sobre el tiempo que queda para reaccionar y hacer algo para evitar el calentamiento global.

El reloj en cuenta regresiva está instalado en un edificio donde antes había un reloj “normal”. El nuevo instrumento tiene números rojos, donde se indica que el 23 de septiembre la fecha límite está fijada en 7 años, 99 días y 18 hrs. Esta Deadline cuenta el tiempo que tomará, a las tasas actuales de emisiones contaminantes, quemar el “presupuesto de carbono”, tomando en cuenta que el aumento de temperatura global de este año fue de 1.5%.

Además, el sitio web tiene

un indicador en color verde llamado lifeline, el cual sigue el crecimiento porcentual de la energía mundial suministrada con fuentes renovables y la reducción de emisión de gases de efecto invernadero.  Actualmente la línea de vida mostrada es de 27.74% y la iniciativa marca que debe llegar al 100 por ciento.

Se espera que con esta acción se sumen más esfuerzos para visibilizar la falta de atención al medio ambiente, pues en la actualidad muchos de nuestros recursos naturales no renovables se están agotando y seguimos sin hacer algo para frenar los niveles de energía, gases y basura que contaminan nuestro planeta. Con pequeñas acciones, desde casa, podemos ayudar a que el planeta sea un lugar saludable y en el que podamos existir libremente muchos siglos más.

Autor entrada: Patricia Miros