El origen del papel picado

Uno de los elementos que no puede faltar en una ofrenda de Día de Muertos, es el papel picado, colorea los espacios de forma luminosa y mística. En México es un fiel representante de una festividad mexicana ya que de igual manera, en los pueblos es común usarlo para fiestas sociales y religiosas, como bautizos, XV años, bodas y santorales.

Su elaboración requiere de un trabajo muy meticuloso por la fragilidad del papel, se realiza con un dibujo original sobre fajos de hojas de papel, que son trabajados con golpeteos manuales directos, puedes notar el rastro al tocarlo, así podemos probar la sensibilidad y el cuidado que tubo el artista.

Si bien, el trabajo del papel proviene de la cultura china y ha sido trabajado en Europa desde el siglo XVI, a México llegó en el siglo XIX, cuando las haciendas tenían su mayor auge y los peones, eran obligados a comprar sus productos en las tiendas de raya, encontrado aquí el papel de China. Los pobladores de Huixcolotla, además de sus labores de campo, se dedicaron a trabajar este papel, hasta lograr la artesanía poblana que hoy conocemos, transmitiendo su tradición de generación en generación y comenzando a vender su trabajo a los pueblos vecinos, actualmente es considerado patrimonio de Puebla.

Cada uno de los elementos de la ofrenda de muertos tiene un significado muy especial, y definitivamente el papel picado posee una gran relevancia. El papel es un canal de comunicación desde la época prehispánica. En Mesoamérica se utilizaba el papel del árbol de amate para la escritura de los códices, y también era una ofrenda para los dioses. El amate era un árbol relacionado con el inframundo, pues se decía que éste conectaba el mundo de los vivos con el de los muertos.

 

Además de representar al viento y una conexión con el inframundo, cada uno de los colores del papel picado tiene un significado especial:

Blanco: representa la pureza de los niños que fallecieron.

Naranja: es luto y respeto por los muertos. Se cuenta que este color es el único que pueden ver los difuntos.

Morado: hace referencia a la religión católica, y es el color propio de la temporada de Cuaresma, época de guardar.

Azul: representa a quienes fallecieron por causar relacionadas con el agua, como ahogamiento. De hecho, se cuenta que ellos van al Tlalocan, lugar especial de descanso para los que murieron de esta forma.

Rojo: homenajea a los hombres que murieron en la guerra, y también a las mujeres fallecidas durante el pa

rto. En la época prehispánica, dar a luz era equivalente a ir a la guerra.

Verde: representa a los que murieron jóvenes.

Amarillo: para recordar a aquellos que murieron ancianos.

Negro: es el color del inframundo.

Rosa: representa la tierra mexicana, pues es un color típico del país.

Autor entrada: Lea Lakshmi