El intento de asesinato a The Beatles en Filipinas

Corría el año de 1966 y Los Beatles gozaban justo como ahora de una extensa popularidad, que los llevaba a realiza giras por todo el globo terráqueo, fue en una de estas giras dentro del continente asiático donde el siguiente relato tiene suceso. La ultima parada de esta gira era Manilas, Filipinas; país que se encontraba bajo la terrible dictadura de Ferdinand Marcos y su esposa Imelda. El cuarteto de Liverpool tenia programados dos conciertos en un mismo día, el recibimiento como en cada lugar que paraban fue impresionante y el cuarteto fue escoltado por 20 Cadillacs, ya que al ser un país poco seguro la seguridad que el gobierno les proporciono equiparaba a aquella que se les daba a los jefes de estado, el acontecimiento era tal que inclusive se realizaron monedas conmemorativas del país para celebrar su visita.

Es justo aprovechando este boom mediático y buscando limpiar su imagen que Imelda marcos invita al cuarteto a una recepción en el Palacio de Malacañang, sin embargo al haber dado un concierto previo en Tokio y dos ese mismo día los músicos declinaron amablemente la invitación para poder tener un descanso horas antes de su vuelo, sin considerar que esto representaría una terrible ofensa para el gobierno al mando y comenzando así probablemente uno de los capítulos con más adrenalina en la historia del cuarteto. Al día siguiente Brian Epstein, manager de la banda, se percató de que Imelda había usado su poder mediático para desacreditar a la banda, mostrando en todos los canales de televisión 200 niños hambrientos con platos vacíos debido a que no habían podido acceder al banquete prometido porque la banda nunca se presentó.

Ese mismo día la banda recibió una amenaza de bomba en su hotel, misma que nunca fue atendida por la policía o los empleados del hotel quienes se volvieron en su trato frío y agresivo hacia los integrantes, la policía por su parte dejo de brindar seguridad al cuarteto al refugiarse sobre un edicto en donde estos adeudaban un impuesto considerable al gobierno del país, impuesto desde luego inventado que tuvo que ser pagado para que no fueran arrestados y pudieran salir del país, cosa que no lograron hasta el día siguiente. A la mañana siguiente todo se encontraba peor, los periódicos los acusaban de haber humillado al país, decididos a abandonar ese lugar salieron de sus habitaciones con equipaje en mano, pero no encontraron personal del hotel que los asistiera, tampoco estaban los coches y equipo que había rentado, así que como pudieron consiguieron dos taxis y lograron acomodar todo en ellos para emprender la huida. Las calles se encontraban cerradas y había cercos militares buscándolos por lo que tras entregar una pequeña cantidad de dinero a los taxis estos los llevaron por vías alternas hasta que lograron llegar al aeropuerto. Cual sería la sorpresa que al llegar ya tenían una multitud esperándolos y decidida a aporrearlos, Ringo recibió un puñetazo y varias patadas en el suelo, mientras a George le escupían y Paul y John corrían a refugiarse tras un grupo de monjas.

tps://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/02/beatles2.jpg?resize=110%2C62 110w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/02/beatles2.jpg?resize=420%2C236 420w, https://i2.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/02/beatles2.jpg?resize=764%2C430 764w" sizes="(max-width: 640px) 100vw, 640px" />

Finalmente, los Beatles lograron llegar al avión y tras cuarenta largos minutos de negociaciones y otro pago de impuestos innecesario lograron dejar aquel país; con miedo y tras unos cuantos golpes fue que John tomo la decisión de no dar más conciertos en público, aunque claro todavía tenían uno pendiente en Chicago que de no concretarse les costaría un millón de dólares, ese fue el último masivo de la banda. Menos de tres años después la banda se separo y dio su ultimo y legendario concierto en la azotea de Apple Corps.

Autor entrada: Editorial 100 Toque

Comprometidos con la información y el entretenimiento.