Crítica Good Omens: Una serie inefable que supera la obra original

Michal Sheen y David Tennant encarnan el bromance del año

Siempre que una obra literaria es adaptada a la pequeña o gran pantalla existe cierta expectación y escepticismo por parte de los fanáticos y el público en general sobre si la adaptación podrá estar o no a la altura de la obra original. La adaptación de Good Omens, el libro de culto de Neil Gaiman y Terry Pratchet, no fue la excepción, por suerte podemos decir que ha cumplido con creces su tarea y Amazon nos ha entregado una serie de calidad que dejara satisfechos incluso a aquellos que desconocen el material original.

Good Omens al igual que la obra original relata la historia de Azirafel y Crowley, un ángel y un demonio que han sido amigos desde el principio de los tiempos, y que después de haber vivido tanto tiempo entre humanos han entendido que las cosas no necesariamente tienen porque ser blanco o negro, sino que más bien una escala de grises podría ser algo que beneficie a todos. Es por eso que cuando se anuncia que el anticristo ha llegado y que deben comenzar los preparativos para el Armagedón harán todo lo posible para detenerlo, aún y si eso incluye ir contra sus superiores y acabar con un pequeño niño de 11 años.

En el camino entrelazaremos historias con la bruja Anatema, el Sargento Cazabrujas Shadwell, Madame Tracy que te dará lo que necesites según el horario en el que lo busques, Newton Pulsifer, los cuatro jinetes motorizados del apocalipsis, y el joven pero no menos importante Adan Young mejor conocido como “el Adversario, Destructor de Reyes, Ángel del pozo sin fondo, Gran Bestia a la que llaman Dragón, Príncipe de este mundo, padre de las mentiras, vástago de Satan y señor de las tinieblas” o el anticristo en términos simples, quien junto a su pandilla de amigos iniciara o terminara con aquello que es su destino.

Si bien la obra original se sentía como una buena historia que no terminaba de encajar en el formato seleccionado aquí pasa todo lo contrario, Good Omens siempre sono como una historia que debía ser contada en un formato visual y la serie aprovecha al máximo esas cualidades. Las historias secundarias que en el libro robaban la atención de los protagonistas principales aquí encajan perfectamente para darnos un respiro antes de su próxima jugada.

Neil Gaiman siempre supo que el punto fuerte de la obra eran sus protagonistas Azifarel y Crowley, y aquí explota al máximo esa dinámica, dándoles mucho más protagonismo del que tienen en el libro con algunas escenas de diálogos añadidos, inclusive hay un capítulo que durante su primera mitad se dedica enteramente a explorar la amistad de estos a través de la historia humana. Sobra decir que esta química entre los protagonistas no sería palpable sin el excelente trabajo que hacen Michael Sheen y David Tennant como el ángel y demonio respectivamente, entregándonos un bromance histórico que será recordado por mucho tiempo en el mundo de la televisión.

Aún y con todas estas cualidades debemos decir que la serie no es para todos los públicos, si eres de los que busca una historia apocalíptica al estilo de El Anticristo o El Juicio Final aquí no la encontraras, por otra parte si eres de aquellos que disfruta del humo ingles al más puro estilo de La Guía del Autopista Intergaláctico entonces esta es la serie para ti.

8%2C453 768w, https://i1.wp.com/cientoque.com/wp-content/uploads/2019/06/go1.jpeg?w=1094 1094w" sizes="(max-width: 640px) 100vw, 640px" />

Así que ya lo sabes, prepara las palomitas y haz sonar a Queen a todo volumen que el fin del mundo está aquí y podrás disfrutarlo en Prime Video.

Autor entrada: Luiz Navegante