Reseña Buenos Presagios: El fin del mundo al ritmo de Queen

Neil Gaiman, Terry Pratchett – 1990

Escribir un libro no es una tarea sencilla, y mucho menos lo es coescribir un libro y conjuntar ideas con otro autor para entregar un producto consistente, es por eso quizá que este libro proveniente de dos grandes influyentes de la literatura pop como los son Terry Pratchett y Neil Gaiman recibiera tanta atención en su momento.

La trama resulta sencilla pero hilarante, una revisión modernizada del apocalipsis pronosticado por una bruja de poca monta y no por las escrituras sagradas como se esperaría. Ante este desafortunado suceso que se viene para la humanidad aparecerán los protagonistas centrales. Azirafel, un ángel observador amante de los libros antiguos que se encuentra en la tierra desde el principio de los días y que fue el encargado de provisionar de fuego y calor a Adan y Eva cuando el señor todopoderoso los expulso del paraíso bajo una agrumento bastante cuestionable; y Crowley, un demonio quien fuera el encargado de detonar el desafortunado suceso que desterró a la humanidad del jardín del Eden y que tampoco se encuentra muy convencido de que esa acción en realidad haya sido tan desgarradora como para detonar la situación, pero que a posteriori se ha beneficiado de la presencia de la humanidad en la tierra, disfrutando todos los momentos que ahí ha pasado, excepto por el siglo XIV en donde paso la mayor parte del tiempo dormido.

Serán pues estos personajes que con el tiempo se han cogido cierto cariño el uno al otro quienes se encarguen de frustrar los planes de sus señores amos, esto logrando convencer al joven Adan Young, quien es la encarnación del anticristo, de que el mundo en realidad no es un lugar que merezca ser destruido. Aunque claro esto es algo que el niño fruto de la semilla malvada ya se ha planteado, pues al ser criado por una familia común y corriente no ve la necesidad de destruir los jardines donde tan buenos ratos ha pasado al lado de sus amigos. A ellos se unirán también en su cruzada el ejército caza brujas, alguna que otra descendiente de brujas, una vidente fraudulenta y una pandilla de niños que ahora lo que sea para proteger a su líder Adan, pero la tarea no será fácil pues en el camino además de lidiar con demonios deberán también confrontar a los cuatro jinetes motorizados del apocalipsis.

La trama como tal pese a lo hilarante que pudiera resultar es bastante coherente en cuanto a tratar el tema de analogías referentes al bien y al mal, pero es quizá el formato del libro y el exceso de personajes secundarios lo que hace que la gracia y carisma de sus personajes principales se pierda en una novela que no termina por hacerle justicia al planteamiento inicial.

Los autores han puesto unas bases bastante solidas de un ángel y demonio cautivados por las maravillas que la humanidad puede ofrecer pero después las han abandonado en pos de continuar creciendo su paleta de personajes y buscar llevar a siempre a un extremo más allá el borde de la palabra ridículo; esto al punto de que llegamos a ver aterrizar una nave espacial en la tierra y que pese a lo que pudiera creer el lector no aportara nada a la trama.

Para Gaiman

esta es su primera obra literaria, y en muchos puntos de la obra se nota su pluma al acercarnos más a un desarrollo propio de la novela gráfica. Mientras que para Pratchett era una novela más en un mundo donde ya contaba con bastante experiencia y quien parece ser el corrector del rubro de la historia en algunos casos.

Considerada novela de culto para muchos lectores, Buenos Presagios es sin duda una obra que requiere un bueno humor por parte del lector, al tiempo que no pierde detalle de todos los pormenores que en ella se presentan para no confundirse dentro de las tramas conforme avanza la lectura.

Autor entrada: Luiz Navegante