Bonding: Un vistazo al mundo del BDSM

Calificación

Las prácticas sexuales atípicas o fuera de lo común resultan siempre en un atractivo para el espectador común, un rincón del mundo en el que quizá no se sientan cómodos viviendo pero al cual no le viene mal que le echen una miradita de vez en cuando, después de todo no hay nadie exento en esta vida de una fantasía sexual oculta. Es bajo esa premisa y con un tono de ligereza que Neftlix nos presenta Bonding.

La serie narra las peripecias de Tiff y Pete, dos amigos de la preparatoria que volverán a juntarse luego de que este último caiga en bancarrota y consiga empleo como ayudante de Tiff en su papel de Dominatrix May.

A partir de ahí tomaremos las prácticas sexuales como una mera excusa para ir conociendo más a estos personajes, sus miedos e inseguridades en un mundo donde si se quiere sobrevivir se debe crear una coraza lo bastante resistente para aguantar nuestros propios demonios.

Compuesta por 7 capítulos de aproximadamente 15 minutos de duración, la serie resulta en una agradable sorpresa para aquellos que muchas veces se pierden sin encontrar nada que llame su atención en el infinito mundo del streaming.

Basada en la experiencia de su creador Rightor Doyle como ayudante de dominatrix, la serie no pretende ser un compendio o enciclopedia del mundo BDSM sino más bien hacernos pasar un rato agradable descubriendo a sus personajes, manejándose en un estilo que recuerda más a una película ligera de Sundance que a una producción del gigante de Streaming.

A favor ti

ene el carisma de sus protagonistas y la química que estos transmiten a través de la pantalla, así como un reparto de secundarios que se adaptan muy bien al humor que se busca transmitir, quizá su mayor contra sea la poca duración de la misma pero tampoco es que requiera más tiempo para la historia que se nos cuenta.

Una imperdible para todos aquellos que quieran pasar un buen rato con risas ligeras, pero si eres de aquellos que buscan ahondar más en el tema quizá te deje mucho a deber.

Autor entrada: Luiz Navegante