Anime Legal VS Anime Ilegal

Si eres fan del anime, sin duda tienes tus páginas favoritas para verlo, desde apps de paga como Netflix, Crunchyroll y Amazon Prime, hasta las viejas confiables paginas como Animeflv o AnimeYT e inclusive en Youtube.

Es entonces cuando estas tranquilamente disfrutando anime y ¡pum! De pronto AnimeYT ya está oficialmente cerrado, apenas empiezas a recomponerte del impacto, cuando ¡zaz! Te enteras de que Animeflv quitará un montón de animes de su página. Seguramente todo es parte del malvado plan de las grandes empresas para privatizar el anime y ¡dominar al mundo!

Tranquilo, definitivamente las cosas no son así, resulta que el anime como muchas cosas es también una industria, por lo tanto, es necesario que haya dinero de por medio, porque los creadores no solo viven de a tal o cual les guste su trabajo, también se les debe pagar.

Se dice que una página de anime es legal cuando paga licencias a las productoras de anime y por consiguiente paga a animadores, directores, guionistas, etc. Dichas licencias no son más que los derechos de distribuir una serie. En muchas ocasiones las compañías que las adquieren suelen ser servicios de streaming, como Netflix o Crunchyroll.

Como es bien sabido, al contratar esos servicios, se paga una mensualidad, lo cual a muchas personas les desagrada y en vez de pagar, se van directo a las páginas ilegales, de las cuales seguramente ya conoces un par. Además de ser obviamente gratis, tienen otras ventajas como que el anime que suban allí puede ser el más nuevo, o al contrario ser un clásico, también que las series que allí suben suelen estar ahí de por vida y no están sujetas al tiempo que el distribuidor tenga la licencia.

Sin embargo, esta “pelea” contante entre páginas legales e ilegales, suele terminar en el cierre o desmantelamiento de un sitio ilegal, esto ya que las paginas legales no hacen más que ejercer su derecho al reclamar licencias que se pagan y que por lo tanto permiten que se siga produciendo anime nuevo y de calidad. Incluso hay páginas con licencia que te ofrecen el producto “gratuito”, ya que no te cobran directamente, si no

que ponen anuncios, como lo hace Crunchyroll.

El consumir anime desde sitios que hayan comprado los permisos, no es apoyar la privatización de este, ni nada por el estilo, es realmente todo lo contrario, es dar una parte de uno como fan para que los animes continúen y jamás se acaben.

Si tienes la oportunidad, ¿por qué no apoyar?

Autor entrada: Sofía Pereyra