1999: El año que revoluciono la historia del cine

Existen películas capaces de revolucionar la forma en la que percibimos el séptimo arte, cintas que por su excepcional calidad resaltan sobre sus semejantes, para los anales de la historia han quedado glorificados clásicos como Lo que el viento se llevó, Star Wars, El Padrino, Titanic, entre otras; sin embargo cada determinado tiempo los astros se alinean y deciden darnos un año lleno de cintas que se quedaran por siempre en la memoria colectiva.

1999 fue uno de estos años, así como 1976 marco el estreno de cintas como Rocky, Taxi Driver o Todos los hombres del Presidente, el último año del siglo XX trajo cintas sin las cuales no podríamos concebir el cine como lo conocemos actualmente, desde dramas íntimos, pasando por nuevos terrenos para explorar el terror, hasta llegar a la revolución de efectos especiales. 1999 es un año para recordar en el cine.

En Cien Toque no quisimos perder la oportunidad de festejar los 20 años de estas grandes cintas y por eso te hemos preparado un compilado con las cintas que marcaron el adiós al siglo XX.

Belleza Americana

“En menos de un año, estaré muerto. Por supuesto, todavía no lo sé. Y en cierta manera, ya estoy muerto”.  

La primera cinta de Sam Mendes para la pantalla grande aborda de una manera esplendida la crisis experimentada en la edad media por un típico padre americano, que ha dedicado toda su vida a trabajar por el bienestar de su familia.

Introduciéndonos en la cotidianidad de la familia Bumham, Mendes aborda las crisis que experimentan cada uno de ellos al entrar en un círculo de desatención en el que nadie se conoce realmente, pero todos anhelan la liberación de su verdadero ser, algo que solo encuentran cuando son honestos con ellos mismos.

Protagonizada por Anette Bening y Kevin Spacey, la película se alzó con numerosos galardones dentro de la temporada de premio, entre los que destacan sus Oscar a Mejor Película, Director, Actor, Fotografía y Guion Original.

Ojos Bien Cerrados

La cinta postuma de Stanley Kubrick, protagonizada por el entonces matrimonio de Nicole Kidman y Tom Cruise, la cinta fue opacada en su momento por los rumores que la tachaban como causante de su ruptura y por todos los problemas que atravesó la producción de un Kubrick que se negaba a la autocensura que solicitaba el estudio.

Fue estrenada meses después de la muerte del director y está claro que él no participó en el corte final, sin embargo el tiempo poco a poco le ha dado su lugar que merece en la historia.

En la cinta se aborda el matrimonio de William y Alice Harford, un matrimonio que camina sobre la cuerda floja al encontrarse con un deseo sexual que se apaga cada vez más con forme pasa el tiempo. Así, el personaje de Tom Cruise se ve involucrado en una suerte de thriller para desenmascarar una misteriosa orgía de la que apenas y pudo ser un espectador, mientras que Alice se esconde tras sus sueños y fantasías de lo que pudo ser con otro hombre.

Al final la historia se torna en una reflexión para conocer qué es lo que mantiene a las parejas unidas más allá del amor y la pasión inicial.

El Proyecto de la Bruja de Blair

La cinta que puso de moda el mockumentary y que demostró que una buena campaña vale mucho más que una buena cinta. En su momento la cinta fue presentada como un metraje recuperado en el bosque de Burkittsville que mostraba a tres jóvenes investigando la leyenda referente a la bruja del lugar, causante de numerosas desgracias en tiempos pasados. Así, muchos espectadores la compraron como un evento que realmente había sucedido, lo que aumento su valor dentro del género de terror.

A través de estas grabaciones seguimos a Heather, Michael y Joshua mientras poco a poco se van adentrando en el bosque de Burkittsville (Blair) para descubrir la verdad sobre la leyenda. Haciendo uso de la cámara en mano y del buen manejo de la oscuridad y tensión, la película logra recrear secuencias de verdadero impacto para el espectador, sin llegar a mostrar nunca realmente a la criatura que tanto temen los espectadores.

En una época donde imperaba el revival de slashes con filmes como Scream o Se lo que hicieron el verano pasado, El proyecto de la bruja de Blair fue una bocanada de aire fresco para el género del horror.

El Sexto Sentido

Aunque muchos lo catalogan como el debut de M. Night Shyamalan, este es en realidad el tercer trabajo de una filmografía que ha tenido sus altibajos, pero a la que no se puede negar la originalidad que presenta en sus tramas, para bien o para mal. El Sexto Sentido es probablemente la película con el mayor plot twist de los últimos años.

Shyamalan nos cuenta la historia de Malcolm, un terapeuta que luego de un tremendo fracaso con un paciente se decide por ayudar a Cole, un niño que asegura poder tener contacto con los muertos. Luego de un difícil comienzo en las sesiones, Malcolm por fin accede a creer la verdad del niño, apoyándole para darle un giro a su problema y utilizarlo para ayudar a resolver los asuntos pendientes de aquellos que han dejado el mundo de los vivos.

A medio camino entre el drama y el suspenso, Bruce Willis y Haley Joel Osment nos entregan a una de las duplas más recordadas de la historia del cine, en una historia que hace incapie sobre la importancia de resolver siempre los asuntos con aquellos a quienes amamos.

The Matrix

Existen cintas que crean un antes y después en la historia del cine, The Matrix es una de ellas. Dirigida por las hermanas Wachowski, es considerada como un parteaguas en el género de la ciencia ficción la cinta se posiciono rápidamente como la favorita para muchos amantes del género, opacando incluso el regresó de George Lucas y su saga galáctica en el mismo año.

En su historia, nos encontramos con un futuro donde las maquinas han terminado por conquistar a los humanos, y ahora los cultivan como baterías en enormes campos. Sin embargo la humanidad no es consciente de ello, ya que las maquinas han creado una gran simulación donde los mantienen cautivos, la Matrix. Pocos son los que logran conocer y aceptar la verdad, Neo es uno de ellos, y con ayuda de Morfeo y Trinity liberara su potencial para escapar de ahí, y conducir a los humanos en una revolución que finalmente los hará libres.

Presentando una estética cyber punk y aderazada con diálogos filosóficos mezclada con cultura pop, The Matrix fue la cinta perfecta para introducirnos al nuevo milenio.

El Club de la Pelea

Para cuando Fincher presento El Club de la Pelea ya era un director consolidado gracias a cintas como Seven y El Juego, su dirección, tal y como esperaba el estudio, nos brindó una de las cintas más icónicas para reflejar el mundo que se planteaba frente a nosotros en el nuevo milenio.

Basada en la novela de Chuck Palahniuk, la cinta logra retratar como pocas la angustia de la Generación X e inclusive de los propios millenials al enfrentarse a un mundo cuyo sistema de valores ha sido cimentado por enormes campañas publicitarias que dictan siempre el camino a seguir, leer el libro de moda, comprar el mejor teléfono, tener el mejor carro, etc; una campaña que poco a poco, como al narrador de la cinta, termina por quebrar la vida de quienes se enfrascan en este vórtice capitalista.

“Tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos”.

La cinta rápidamente comenzó a ganar el estatus de culto, pero lamentablemente los ataques perpetuados al World Trade Center en 2001, frenaron ese ascenso en su publicó. Si bien la película no inspiró en ningún momento estos ataques, si refleja de cierta manera una ideologí

a que busca destruir el sistema capitalista a través de sus más grandes iconos financieros. Por suerte el tiempo le haría justicia a la cinta, y ahora a 20 años de su estreno, una nueva generación atrapada en una globalización para la que no le prepararon la ha adoptado como propia de sus tiempos.

 

 

 

Autor entrada: Luiz Navegante